Está página web utiliza cookies.

Para más información, consulte nuestra Política de Privacidad.

Su ubicación es España.

Entrevista en el diario económico Expansión a Ana Vázquez, VP Hydro Extrusion Iberia

Crecimiento y compromiso de Hydro en España y Portugal

Image Ana_Vázquez.png

 

EMPRESAS INDUSTRIALES/ El gigante noruego confía en el potencial del aluminio para reemplazar otros metales y materiales como el plástico.

Iñaki de las Heras. Madrid.

“Norsk Hydro tiene una apuesta clara por nuestro negocio en España. No hay ningún tipo de duda o de preocupación”. Así de contundente se expresa Ana Vázquez, vicepresidenta de la compañía y directoral general del negocio para España y Portugal cuando se le pregunta por el nivel de compromiso y la forma con la que asiste a la pérdida de competitividad en el sector industrial.

En plena oleada de quejas entre los industriales por las subidas de costes energéticos y cierres de instalaciones de Alcoa, Cemex o Vestas, la suya es una empresa a refugio de estas tendencias, pese a dedicarse a procesar aluminio. Opera con el mismo mineral que Alcoa, pero en una fase posterior del proceso, la de extrusión, en la que la alumina se convierte en piezas listas para salir al mercado.

“Nuestra previsión es crecer un 10% acumulado en tres años con respecto a los niveles anteriores”, indica Vázquez. Norsk Hydro cerró 2017 con una facturación de 279 millones de euros en España y no tiene planes de recortar producción ni capacidades en el país. Atrás quedan los años de la crisis, en los que “hubo muchos ajustes de costes y se hizo lo necesario para resistir”, señala.

Siete fábricas

La empresa es líder en la extrusión de aluminio en España, un negocio que mueve unos 1.500 millones de euros al año. Emplea a 800 personas y cuenta con siete fábricas, dos de ellas especializadas en el reciclaje de aluminio. “Cerramos el círculo del reciclado, una actividad cada vez más importante y reclamada por los clientes”, explica. Cerca del 20% de la producción procede de chatarra.

Su matriz, la noruega Norsk Hydro, es además el mayor grupo integrado de aluminio del mundo. Cuenta con 35.000 empleados y 150 centros productivos en 40 países, en los que ingresa 11.500 millones de euros.

A finales de 2017, Norsk Hydro compró a Sapa su participación en la sociedad conjunta entre ambas empresas. La operación afectó a las plantas españolas, que han pasado a estar participadas en un 100% por el grupo noruego.

Entre las mejoras de actividad en España figura la ampliación de la planta de Santa Oliva, en Tarragona, en la que cuenta con 80 trabajadores.

El objetivo es triplicar la producción de este complejo en tres años mediante la fabricación de bacas de automóviles para su entrega directamente en las fábricas de vehículos, entre ellas las de Seat en Martorell.

A diferencia de las de otras multinacionales, las plantas españolas de Hydro no tienen que competir con las del exterior para garantizar su supervivencia. “Trabajan en su mayor parte con clientes locales y no tienen que luchar por ver cuál es más eficiente con los clientes internacionales”, asegura Vázquez.                      

 

La compañía orienta

sus productos hacia

los automóviles tras

el retroceso en

la construcción

Una de las claves del crecimiento está en el potencial del aluminio como mineral del futuro. Este metal destaca por su ligereza, por su conductividad, por su resistencia a la corrosión y por su maleabilidad. Se utiliza desde en materiales de construcción hasta en los parachoques de los coches.

“Cada vez hay más presencia del aluminio en todos los sectores”, explica la primera ejecutiva de la empresa en el país. “Se adapta muy bien al coche eléctrico, donde el aluminio va a tener un crecimiento exponencial. También es un sustituto para materiales como el plástico”, añade.

De los 1.100 clientes de Norsk Hydro en España, el sector de la edificación y la construcción concentra el 40%, frente al 24% de la industria, el 22% de la automoción y el 14% del transporte. Mientras la construcción va en retroceso, la automoción gana peso.